El redescubrimiento de Metapán

Visitar este municipio santaneco es como transportarnos a un universo paralelo, o mejor dicho, a una ciudad que sale del estándar salvadoreño… a una ciudad que poco a poco va comprendiendo que lo tiene todo para ser un fuerte destino turístico.

Texto Dixie Meléndez
Fotos Pablo Corozo

Metapán tiene su encanto y es preciso conocerla con una mentalidad dispuesta a dejarse sorprender por casi todo, en el buen sentido. Su principal iglesia, la parroquia de San Pedro Apostol, construida en 1743, es de las pocas en el país que conservan su arquitectura original. Se estima que es 15 años más antigua que la basílica de Esquipulas en Guatemala.

A partir de su iglesia, todo en este lugar es una mezcla de sensaciones y experiencias que ningún otro lugar de El Salvador ofrece; para darles una idea: el centro urbano conserva construcciones que datan de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX, un poco ecléctico, pero de una manera fascinante.

 ¿Qué hacer en Metapán?

La Asociación de turismo Patas Blancas está haciendo un gran trabajo mostrando todo lo excepcional que la ciudad de la cal tiene, recorrer la ciudad sobre una extensa y pintoresca carreta que es halada por un tractor hasta llegar a la Finca Paraíso para vivir el Tour de la Leche, conociendo todo el proceso de extraer este alimento –y sí, podrás darle pacha a un ternerito-, el Tour de la Cal, en el que aprenderás del extenso trabajo que requiere obtener este asombroso polvo.
El Tour de la Leche lleva aproximadamente dos años de fomentarse y con un gran éxito, ya que siendo un patrimonio de la ciudad, algunos privilegiados tienen la oportunidad de recorrer las instalaciones de Lácteos Morataya para descubrir todo el proceso que hay detrás de la elaboración de cada producto lácteo.

 ¿Dónde comer?

La comida ni hablar… con una vista impresionante hacia el lago de Güija y la laguna de Metapán, el restaurante Los Remos ubicado en la entrada de la ciudad, es un deleite al paladar y a la vista, cuenta con la reputación de ser el mejor del lugar… y ciertamente lo es, su cocina local es una explosión de sabores (la sopa que obsequian como entrada… es de muerte lenta), carnes, pollo y mariscos sobresalen entre su menú.
17 años respaldan su reputación, algunos de los mejores eventos sociales de la ciudad han tenido a este restaurante como protagonista y ¿cómo no?, sus instalaciones nos ponen en un punto estratégico para observar el lago de Güija y la lagunita de Metapán.

 ¿Dónde dormir?

Pero aún hay más… lugares como el Parque Nacional Montecristo y hostal Villa Limón cuentan con sus propios atractivos como caminatas, canopy, espacios para acampar y hasta ¡montar caballos!
Demasiadas razones para no dejarla de lado y si hay algo de lo que estamos seguros… es que el que visita esta ciudad, regresa; tanto por la seguridad que el lugar transmite, por los lugares que le faltaron conocer y por la calidez de sus habitantes y el amor que impregnan en cada actividad que hacen.

Puntos de contacto:

Asociación de Turismo Patas Blancas:
Tel.: (503) 2452-3123
Con Ana Morataya.

Galería de Fotos:

Anuncios

Un pensamiento en “El redescubrimiento de Metapán”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s